viernes, 26 de agosto de 2011

No hay feliz domingo para Clarín . . .

(por Damián Fresolone)

Las ventas dominicales del diario de Ernestina Herrera de Noble siguen cuesta abajo. Luego de haber roto el piso de los 600.000 ejemplares en el mes de junio, obtuvieron otro record negativo en el promedio de los domingos de julio. Según el Instituto Verificador de Circulaciones (IVC) la venta neta paga se ubicó en los 583.584 ejemplares, disminuyendo así 2,7% en relación al mes anterior.

         Las elecciones porteñas, tanto en primera como en segunda vuelta, celebradas en dicho mes, parecen no haber ayudado a las ventas del oligopolio como sí lo hicieron con sus dos seguidores en el mercado: La Nación y Diario Popular. Mientras que el primero visualizó un aumento del 0,9%, obteniendo un registro de 333.329 ejemplares pagos; el segundo, Diario Popular, aumentó un 1,5% llevando su cifra de 136.874 en junio a 138.949 en julio.

         Los lectores dominicales de Clarín, mayormente clase media, parecen escoger otras opciones a la hora de leer el periódico el día de mayor volumen y peso específico de las notas. Es, cuantitativamente hablando, la tapa dominical aquella más leída por los grupos familiares, llegando así a distintas franjas etarias.

         Un repaso por la venta neta histórica del Diario de Ernestina nos arroja los siguientes números:

         
          Más de un 23% es el descenso que sufrió el diario en su venta dominical: de aquel promedio de 779.400 ejemplares por domingo en 2007, pasamos a los actuales 601.470 en los primeros siete meses de 2011. Contrapuesta, como se ejemplificó anteriormente, es la curva que lleva el Diario Popular con sus ventas del día domingo
.

         Seguramente sea éste uno de los motivos por el cuál el Grupo Clarín, “primereando” a Perfil, decidió lanzar al mercado el Diario Muy, un producto destinado a los sectores populares (C3). Como aseguró Horacio Convertini, su editor responsable, intentarán “captar el lugar y los lectores que nos permita `El Popu´”.

         Lamentablemente, a pesar de haber cumplido cuatro meses en el mercado y en la calle, ni Muy (Clarín) ni Libre (Perfil) han solicitado auditorias al IVC para la publicación de sus ventas y poder así comparar y analizar hacia dónde se han volcado esos casi 180.000 lectores dominicales que perdió el diario de Noble.

         Por otro lado, habrá que esperar para saber si el categórico triunfo de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones Primarias del domingo 14 de agosto, modificará esta caída prolongada, o, por contrario profundizará, aún más, la quebrada relación entre el diario y sus lectores.

5 comentarios:

Adal El Hippie Viejo dijo...

prensa canalla compañero

abrazo

Adal

Greta dijo...

Yo por mi barrio, lamentablemente, sigo cruzándome con vecinos que compran Clarín... Y seguro son los mismos que votaron a Macri...
Falta mucho, pero vamos por el buen camino.
Excelente nota amigo.

Greta.

Laila (@AriannaSta) dijo...

Bien Damián!. Interesante y muy explicativa la nota.
Clarín viene en picada. Si bien la Ley de Servicios Audiovisuales no está funcionando en un 100%, creo que en parte, el resultado de las primarias, muestra que está empezando a causar sus efectos. Claro que no intento atribuir el resultado a ésto, el gobierno gestionó de forma muy acertada, pero la aparición de nuevos medios tuvo su llegada a cierta parte de la sociedad, que aún necesita que la realidad se la muestren, aunque confío en que, con el tiempo, la diversidad ayude a que cada uno de nosotros pueda pensar por sí mismo.
Todo esto tendrá como consecuencia, seguramente, que Clarín entre directamente en caída libre, sin más remedio, porque además hoy conocemos la verdadera historia del Grupo, así como la de muchos que trabajan en él. No es difícil adivinar que el ocaso de ellos, está cerca; sin embargo, aún no es tiempo de subestimar.
Saludos Damián. Avisame la próxima!

Anónimo dijo...

Es evidente que esto viene en caída libre, no me sorprende en lo mas minimo, dato curioso: en junio al ver que sus ventas venían para atras el Grupo Clarín se asoció con la Banca Río Santander para ofrecerle a sus socios y clientes, la entrega y el envío gratuito del pasquín dominical por el lapso de 6 meses, tratando de revertir los números a lo que hace mención la nota y de esta forma sostener un cacho de credibilidad ante la sociedad...

roberto dijo...

Creo que Clarin nos sirvio y mucho.Aprendimos al leerlo criticamente todo el mal que este diario intenta producirle al pais, No les importa nada mas que su negocio.

Publicar un comentario